Entrevista en Público

La entrevista a Pablo Iglesias (Madrid, 1978) se realiza en el tren de vuelta de Alicante a Madrid, al día siguiente del mitin que protagonizaron en el alicantino Parc Lo Moran Alberto Garzón, coordinador de IU y número 5 de la lista de Unidos Podemos por Madrid, y él, candidato de la coalición a la Presidencia del Gobierno junto a Íñigo Errejón, número dos de Podemos; Mónica Oltra, vicepresidenta de la Generalitat Valenciana y líder de Compromís; Ada Colau, alcaldesa de Barcelona; Joan Baldoví, candidato de Compromís-Podemos-És el moment, y Pablo Bustinduy, secretario de Internacional de Podemos y candidato al Congreso, entre otros dirigentes autonómicos y locales.

Es la segunda entrevista que concede Iglesias a Público, tras su pacto con Izquierda Unida en mayo para ir en coalición las elecciones del 26-J. En esta ocasión, a Iglesias se le ve cansado pero motivado; la realidad es que Podemos lleva más de dos años de campaña electoral, y subiendo, según todas las encuestas. Con todo, quiere ser «muy prudente», así que habla poco de sondeos y más de estrategias. También de Venezuela y de Zapatero, y de los temas que se quedaron en el tintero en el debate a cuatro del pasado lunes: violencia machista y el temido Brexit, la consulta de este jueves sobre la permanencia de Reino Unidos en la UE que tiene a Europa -y a los mercados- a punto del infarto. «Se está hablando poco de las consecuencias que tendría esa salida para el futuro de Europa«, advierte el presidenciable.

…Y estamos en el ecuador de la campaña del 26-J. ¿Qué sensaciones está percibiendo Pablo Iglesias?

Las sensaciones son muy buenas; no estábamos seguros de que la campaña fuera a funcionar tan bien, pero a día de hoy tenemos la percepción de que cada vez estamos objetivamente más cerca de ganar las elecciones al PP. Por otro lado, la campaña está contando más de lo que algunos habían previsto, así que la sensaciones son muy buenas, tanto en los referente a la gente como a los ambientes en los que estamos.

«El nerviosismo que se percibe en el PP con las salidas de tono de sus dirigentes nos lleva a pensar que sus números les dicen que les podemos ganar»

Sus encuestas, estudios, análisis electorales internos… ¿materializan la posibilidad de que Unidos Podemos dé el ‘sorpasso’ al PP en votos y/o en escaños y gane las elecciones?

En estas elecciones no hemos hecho encuesta propia, y aunque hay que ser muy prudente con  los sondeos, la verdad es que todos ellos reflejan una tendencia muy clara: Unidos Podemos está en ascenso y cada vez más cerca del Partido Popular. Prácticamente, estaríamos en una situación de empate técnico si éste son tres puntos de diferencia y coincide con el margen de error de las encuestas. Además, el nerviosismo que se percibe en el PP con las salidas de tono de sus dirigentes nos lleva a pensar que sus números les están diciendo que les podemos ganar.

En el debate ‘a cuatro’ del pasado lunes, pese a la referencia que hizo la única mujer presente, la periodista Ana Blanco (TVE), no se habló de violencia de género. ¿Por qué no se acaba de convertir éste en una prioridad de los gobiernos pese a la gravedad de la situación?

Traté de hablar de violencia machista, pero en un debate, los interlocutores tenemos que responder a las preguntas e interpelaciones que nos hacen los periodistas. La violencia machista es un asunto que requiere ya de una política de Estado y nosotros propusimos un plan nacional que hable, además, en los términos de «violencia machista», como le estoy diciendo. Y es que entendemos que la violencia machista no se da solamente en el ámbito de la pareja, sino en más ámbitos.
Creo que la violencia machista no se combate sólo con medidas penales; también hacen falta medidas sociales que tienen que ver, por ejemplo, con alternativas habitacionales sin necesidad de denuncia para las mujeres víctimas de violencia machista. Es fundamental impulsar un gran acuerdo.

«Los referentes sociales deben tener una serie de obligaciones de tipo deontológico muy especiales, como las tenemos quienes nos dedicamos a la política; y el fútbol no puede ser una excepción»

Más allá de ese plan nacional contra la violencia machista, ¿habría que implicar al sector educativo para concienciar en la igualdad a mujeres y hombres desde niños?

Habría que escuchar el criterio de los educadores y de la comunidad docente, que son los que saben, pero a priori, me suena muy bien esa opción.

Pedro Sánchez dice que «no se siente cómodo» viendo a De Gea jugar en la selección española tras su aparición en los sumarios del ‘caso Torbe’. ¿Usted se siente cómodo?

Todos estamos enormemente incómodos con esta situación y deseando que la Justicia actúe de inmediato con este caso, depurando las responsabilidades penales si las hay, independientemente de quienes sean los acusados. Este asunto está produciendo incomodidad a los dirigentes políticos, pero también al conjunto de la sociedad española. Lo que todos deseamos es que se aclare caiga quien caiga.

La relación entre fútbol y prostitución es un asunto demasiado habitual en prensa y los jugadores de los grandes equipos constituyen referentes para mucha gente, sobre todo, jóvenes y niños. ¿Cree que se da a este asunto la importancia que merece?

Nos preocupa que en el fútbol haya referentes sociales de jóvenes y niños que tengan que ver con el mundo de la prostitución y sean noticia por estas cuestiones. Los referentes sociales deben tener una serie de obligaciones de tipo deontológico muy especiales, como las tenemos quienes nos dedicamos a la política. El fútbol no puede ser una excepción, no puede ser un oasis de impunidad.

«Somos europeístas, pero entendemos que Europa, como proyecto político, sólo se podrá sostener sobre el bienestar y sobre la defensa de los derechos sociales»

¿Cuál es la posición de Podemos sobre la prostitución?

Lo primero es proteger a las mujeres y que cualquier mujer que se vea forzada u obligada a ejercer la prostitución cuente con todos los mecanismos legales y las ayudas necesarias para dejarlo. Al mismo tiempo, creo que es necesario escuchar a los colectivos de trabajadoras sexuales, trabajar por sus derechos y no tanto por la protección de la actividad empresarial de los proxenetas y de los propietarios de clubes de alterne.

El ‘Brexit’ fue otro de los temas por los que se pasó de puntillas en el debate ‘a cuatro del 13-J, y tenemos la consulta este jueves (23 de junio) En medio de la campaña, han asesinado a la diputada Cox, activista del «no» a la salida de Reino Unido de la UE. ¿Ha sido tan virulenta la campaña?

Que se produzca un asesinato en medio de una campaña electoral es una pésima noticia, vaya por delante. Nosotros hemos sido el único partido que ha ido a hacer campaña al Reino Unido, por el «no» a su salida de la Unión Europea, por el «no» al Brexit. Ha ido nuestro secretario de Internacional, Pablo Bustinduy, que estuvo con dirigentes laboristas en Manchester. Nos preocupa mucho la posibilidad de que Reino Unido abandone la UE, como nos preocupan mucho las condiciones de permanencia que aceptaron los estados europeos en el Consejo.
Creo que se está hablando poco de las consecuencias que tendría esa salida para el futuro de Europa, una Europa que está en crisis. Nosotros no hemos parado de decirlo: somos europeístas, pero entendemos que Europa, como proyecto político, sólo se podrá sostener sobre el bienestar y sobre la defensa de los derechos sociales.

«La visita de Cameron no fue muy sensata, pero lo que más me preocupa de Gibraltar es que sea un paraíso fiscal o la situación de los trabajadores que, desde Cádiz, cruzan la valla todos los días»

¿Está de acuerdo con el Gobierno en funciones en que la visita de Cameron a Gibraltar la semana pasada a hacer campaña por el «no» al ‘Brexit’ no fue oportuna?

Lo que más me preocupa de Gibraltar es que sea un paraíso fiscal; también la situación de los trabajadores de Cádiz que tienen que cruzar la valla todos los días para ir al Peñón. Pero al mismo tiempo, no me parece muy sensato que si hay un territorio que es objeto de disputa, Gibraltar se convierta en un asunto de política interna británica con la visita de Cameron.

¿Qué valoración hace de estos cuatro años de política exterior del Gobierno de Rajoy?

La política exterior es una política de Estado y al ministro de AA.EE. de España, José Manuel García-Margallo, pese a las diferencia que tenemos le considero alguien sensato y un gran conocedor de los asuntos internacionales. Habría que trabajar para que España tuviera una política exterior de Estado que permitiera amplios consensos entre las diferentes fuerzas políticas, tanto para las políticas europeas como, por ejemplo, para las que tienen que ver con América Latina, que es un ámbito estratégico y crucial para los intereses españoles.

«Debilita a nuestra propia democracia intentar politizar la relación con Venezuela para un asunto que adquiere sentido sólo en campaña y después desaparecerá»

Hablando de América Latina, ¿qué le parece que la Asamblea Nacional de Venezuela haya dado luz verde a una investigación del dinero que Podemos o sus dirigentes habrían recibido del Gobierno de Chávez y/o de Maduro?

La financiación ilegal es competencia de los tribunales españoles y hasta cinco veces ha archivado el Tribunal Supremo las denuncias contra nosotros. Es una mala noticia que debilita a nuestra propia democracia intentar politizar algo tan complicado como las relaciones con un tercer país, Venezuela, con un enfrentamiento institucional entre el Legislativo y el Ejecutivo, y para un asunto que adquiere sentido únicamente en campaña electoral para después desaparecer.

¿Cómo valora el anuncio del secretario de Estado norteamericano, John Kerry, de abrir conversaciones con el Gobierno venezolano «al más alto nivel» y la aceptación por parte del presidente Maduro? ¿Tiene esto que ver con el papel de mediador de Zapatero entre los poderes legislativo y ejecutivo de Venezuela?

Es una buena noticia la normalización de las relaciones entre EEUU y Venezuela, y también creo que es muy razonable lo que están planteando la Unasur, el papa Francisco y Naciones Unidas cuando sostienen que, desde el respeto a la soberanía de un país, es muy importante la mediación. Ahí es donde creo que el trabajo de José Luis Rodríguez Zapatero está siendo excelente, porque está actuando como se supone que tiene actuar un Estado a través de sus expresidentes, usando la mediación y buscando la resolución de un conflicto, no usando los asuntos de política externa para cuestiones de política interior.

«Cuando en Venezuela gane las elecciones otra fuerza política, y aunque sigan las tensiones que han sido una constante, algunos políticos españoles perderán el interés; el ejemplo lo tenemos en Argentina»

Si Venezuela confirma la apertura de diálogo con EEUU, ¿va a desaparecer del mapa de la política exterior española, como ha ocurrido con Cuba, más allá del puro interés empresarial?

Seguramente, cuando en Venezuela gane las elecciones algún representante de otra fuerza política, y aunque siga habiendo las tensiones que han sido una constante en ese país, algunos actores políticos españoles perderán el interés. Su interés por Venezuela no tiene que ver con los derechos humanos, sino con hablar de un asunto de política externa cuando tienen tantas dificultades para hablar de España. El ejemplo más claro se da con Argentina; no es que la situación en Argentina sea más fácil y no es que el Gobierno del señor Macri no se enfrente a tensiones; es que como ya no gobierna Cristina Kirchner, a algunos les ha dejado de interesar Argentina. Forma parte de las reglas del juego.

¿De qué habla Pablo Iglesias con José Luis Rodríguez Zapatero?

«Aunque el PSOE de Felipe González hizo muchas cosas, quien ha mantenido una trayectoria de coherencia como expresidente ha sido José Luis»

La noche en la que nos conocimos Zapatero y yo [una cena propiciada por el exministro José Bono] hubo mucho feeling, intercambiamos los teléfonos y, desde entonces, hablamos sobre todo de cuestiones que tienen que ver con la política exterior, que son las que centraron aquella cena. Le consulto cosas, sí, por ejemplo, sobre Grecia; le pregunté sobre su viaje a Venezuela; también mucho sobre la Unión Europea… La verdad es que siempre ha estado disponible y en ningún caso querría que una declaración mía de agradecimiento y afecto, le pusiera en ninguna dificultad en su partido. Él es del Partido Socialista, quiere que gane el PSOE, hace campaña con su partido y yo no querría incomodarle en ningún caso.

Sin embargo, los hechos, los actos demuestran que el PSOE ha dado prioridad a la figura de González sobre la de Zapatero. De hecho, González cerrará la campaña socialista. ¿Cree que su propio partido ha sido injusto con Zapatero a partir de mayo de 2010, cuando aceptó las políticas de austeridad impuestas por Bruselas?

Se equivocarían si fuera así. Yo no estoy de acuerdo con lo que hizo Zapatero a partir de mayo de 2010, pero creo que ha sido el mejor presidente de la democracia y que ha hecho cosas que eran inimaginables en este país; que fue capaz de dar una serie de pasos valientes que no tienen precedentes en los años de Gobierno del PSOE con González. El PSOE se equivoca escogiendo al consejero de Gas Natural como referencia principal, porque aunque el PSOE de Felipe González hizo muchas cosas, quien ha mantenido una trayectoria de coherencia como expresidente ha sido José Luis.

Para leer en Público, pinche aquí