«Las puertas giratorias son corrupción»